24 de mayo de 2017

Entre pasos y casetas





















He perdido la cuenta de las veces que he ido a Sevilla desde que era niño, pero resumiendo aproximadamente de cinco años para acá la he visitado para hacer de guía turístico con amigas extranjeras, ver partidos del Málaga CF, coger vuelos o, simplemente, para salir de fiesta. En la mayoría de los casos ha sido aparcando en los alrededores del Mercado de la Puerta de la Carne, cerca del centro pero sin llegar a estar en el tumulto.

Esta vez fui en tren, comenzando el día en la misma zona al bajarme en la estación de San Bernardo y con desayuno saludable en el mercado ya citado. A pesar de estar en remodelación es accesible y está practicable aunque, eso sí, a pesar de tener techo hay que asegurarse cobertura bajo una lona. ¡Las palomas están dentro y no paran de cagar!

Recuerdo la frase de mi profesor de fotografía cuando la estudiaba hace más de diez años, viniendo a decir que "no hay fotografía mal hecha siempre que seas consciente de haberla hecho mal". Pues tal cual lo hice, llevándome una cámara Full Frame como es la Canon EOS 6D con un objetivo no compatible con Full Frame como es el Tamron AF SP 17-50 mm F/2.8 XR Di II LD Aspherical. El resultado es más que evidente, con imágenes muy angulares y viñeteadas. Me ha encantado el método, lo repetiré con frecuencia.

Era el finde entre la Semana Santa y la Feria de Sevilla, siendo posible visitar la ciudad a pesar de ser un hervidero, con tremendas colas para monumentos como el Real Alcázar de Sevilla o la catedral. Por suerte, ya subí a La Giralda unos años atrás, invitado por una hongkonesa (que no una mexicana...). Da gusto callejear de plaza en plaza por el Barrio de Santa Cruz, terminando por la calle Aire, donde se puede disfrutar de baños, masajes e infusiones.

Me gusta probar lugares y cosas nuevas, pero a la hora de comer en Sevilla suelo ir a tiro fijo. Esta vez, entre Las Columnas y Don Eloy, terminé por elegir esta último. Tienen tapas de toda la vida y un atrayente pastel salado y vegetariano que probé y me decepcionó, siendo el interior lo que le da carisma. Cuido mucho mi alimentación, pero hice un remate final en La Campana.

Dejando a un lado el Pasaje de Villasís, recordándolo como alojamiento familiar en mi visita a la Expo'92 (hace ahora 25 años de ello), me acerqué al Metropol Parasol, más conocido como Setas de Sevilla supongo que por su forma. La última vez continué hacia la Plaza de la Alfalfa, aunque en esta ocasión fui en dirección al río, dejando a los lados la Plaza del Duque de la Victoria y el Museo de Bellas Artes. Este último lo visité con unos doce años, cuando tenía alojamiento familiar en San Diego y me pateaba solito la ciudad. ¡Viajar solo está chupado!

El C.C. Plaza de Armas me llevó cerca de la Plaza de Toros de la Maestranza y a cruzar el Guadalquivir. Y continuando con pinceladas de mi pasado, también tuve alojamiento en el Barrio de Triana, esta vez amistoso y para salida nocturnas. La calle Betis a las tres de la tarde no es ideal ni recomendable, aunque sirve igualmente para descubrir el "skyline" catedralicio de la ciudad.

La Torre del Oro fue mi torre guía para volver a cruzar el río, bordear el Pabellón de Portugal y llegar a la Plaza de España. No importa cuantas veces vaya, siempre me impresiona lo mismo o más. Y no es porque en ella se rueden o dejen de rodar superproducciones hollywoodienses, sino por su simple magestuosidad. Las tremendas torres, la combinación de colores, las sombras de sus arcos y la simetría en su construcción. "Spain is different"; sin ironía.

El Puente de Buhaira me recuerda a lo que ya no me acuerdo, todo lo contrario que la avenida del mismo nombre, donde tuve mi enésimo alojamiento familiar en forma de hotel de concentración antes de hacer el Camino de Santiago. Vibrante caminata para encarar la estación de Santa Justa, donde hay más gorriones que en los parques. Falto de justicia el ser humano, tiene que reflexionar rápido sobre ello. Dos horas en el AVE.

Fotografías (2017) ->
https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157679912951883

Fotografías (2015) ->
https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157661730905012

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

9 de mayo de 2017

Caminito del Rey


























Soy yo el que normalmente organiza los viajes y escapadas, pero en esta ocasión tuve la suerte de que, sin comerlo ni beberlo, fueron mis tíos los que me invitaron y se encargaron de todo. ¡Todo un lujo merecedor de agradecimiento!

A pesar de haber hecho hace unos años una sesión fotográfica de moda por aquellos lares, no he sabido hasta hace poco que hay tren de Málaga a Ronda, y menos aún que hacía parada en El Chorro. Poca memoria infantil la mía, pues antes del AVE era el único acceso ferroviario a la capital, habiendo sido usado por mí mismo en tiempos inmemoriales. Es por ello que debería limitarse el acceso de vehículos privados (especialmente turismos) en la entrada y salida, pues también hay un autobús que conecta ambos puntos.

No suelo estar muy de acuerdo con la humanización de entornos naturales, menos aún de este incomparable Parque Natural. Para eso ya tenemos el resurgimiento de la construcción y su implícita ansia de dinero. También debo reconocer que se trata de un caso peculiar, y no me refiero a la nueva seguridad durante el recorrido respecto a la que había antes, pues quien quería (y quiere, pues he visto gente andando por las vías de tren) hacerse la Lara Croft de turno, allá él. Me refiero a la protección del entorno; flora, fauna y parque en general. Hay incluso vigilantes, muy a lo Jellystone Park.

La espera a la hora de entrada se hace corta entre pinos y eucaliptos, ante las aguas de un gran embalse presidido por la conocida como Casa del Ingeniero. De todas formas, te avisan si puedes entrar antes de tiempo, teniendo que cruzar un túnel de unos cientos de metros y escasa iluminación para llegar a la entrada; llamémosle oficial.

No hace falta tener vértigo para que te impresionen las alturas cuando vas por los tramos del Desfiladero de los Gaitanes de reciente construcción. Aún así, creo que la mente humana no termina de ser consciente por más que sepa que va sobre simples maderas, por muy profesional y firmemente que estén soldadas a la roca. Una imagen vale más que mil palabras, e imaginar lo que se vería en un espejo en el lado contrario haría dar un paso atrás a más de uno. Por cierto, me viene a la cabeza, aunque no especialmente relacionada, la caída de Arthur Galt en Acorralado. ¿No has visto la película? ¡Ya tardas!

En los tramos de terreno sólido hay un par de sitios para descansar y comer disfrutando del paisaje, el cual incluye la version antigua y derruida del Caminito del Rey, túneles y vías de tren, casas a modo de refugio e incluso un área concebida como helipuerto para emergencias.

En paralelo a canales de agua con sus camuflados sapos y bajo la atenta mirada de aves rapaces por el desfiladero, se termina llegando a un antiguo acueducto del que aún surge un imponente chorro de agua. A su lado, un moderno puente colgante y suspendido en las alturas que, no sólo es la imagen representativa y casi icónica del recorrido, sino también punto típico para que valientes e inconscientes paren a tomarse fotografías.

Ya no queda más que subir escalera y bajar cuesta al punto inicial. Toca reponerse y descansar en "La Garganta", comentando la jornada de senderismo frente a la central hidroeléctrica y esperando que los tenebrosos y majestuosos túneles escupan nuestro regreso.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157683077383035

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

30 de abril de 2017

Centre Pompidou Málaga


Lo hago porque me gusta escribir y actualizar mi blog regularmente, pero que conste en acta que el tiempo que voy a invertir en ello vale mucho más que la propia entrada al museo. Lejos de la sorpresa, tampoco ha sido una decepción, sino una confirmación. Masoca yo, era precisamente lo que buscaba.

El arte comtemporáneo no es más que un negocio en el que los creadores se vanaglorian y enriquecen a costa de una alienada sociedad. Un hombre bocabajo y con la cabeza metida en un cubo representa lo que el visitante se va a encontrar en la bajada a un estafador inframundo "artístico" cuyo cubo realmente valioso se encuentra en el exterior. Cuando te tienen que explicar el significado de una obra de arte es que no es arte.

Más allá de los habituales retrasos y discusiones en las administraciones públicas, no se tardó demasiado en casar al continente con el contenido. Doy por hecho que lo mismo está ocurriendo con el edificio de los cines de la Plaza de la Merced, cruzando los dedos para que no tenga el mismo desenlace. Ya sería el tercer caso si incluimos al CAC, también un edificio al que se le aplicó uso alternativo. De todas formas, la comparación entre CPM y CAC sería injusta porque, si bien ambos centros tienen como exposiciones permanentes pura bazofia, en cuanto a las temporales no hay color; este último me ha maravillado a lo largo del tiempo con verdaderos artistas como Vik Muniz, Erwin Olaf o Mark Ryden, muy distintos entre ellos.

Ahora bien, desde el punto de vista mercadotécnico, la creación de estos museos la veo estupenda (punto y aparte son los resultados en la práctica). Realzan la imagen de Málaga a nivel internacional, situados en puntos claves como el CPM, fácilmente visible y visitable nada más salir de los cruceros. En cualquier caso, si yo fuera crucerista ávido de arte y cámara en mano, preferiría ametrallar fotográficamente la tienda de pintura de paisajes y monumentos malagueños situada justo antes de llegar al museo, a la derecha.

¡Menuda jugada maestra y post mortem la que le hicieron a Monsieur Pompidou!

Fotografías ->
https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157679184304804

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

4 de abril de 2017

Edimburgo (2)

El día siguiente se inició con el mismo trayecto en tren, aunque a través de las ventanas no lo llegaba a parecer. La nieve se había derretido, dando lugar a verdes terrenos arbolados y agrícolas de tono resplandeciente.

Repetí también la subida desde la estación de destino a la entrada del castillo, estableciendo The Hub como punto inicial. Se trata de una imponente iglesia cuyo interior ya no es para fines religiosos, sino para albergar la sede del Festival Internacional de Edimburgo.

La Royal Mile es la arteria de la capital escocesa, teniendo a ambos lados numerosas tiendas de mantas y maltas (entendiéndose whisky). La St. Giles´ Cathedral posee preciosas y numerosas vidrieras que colorean todo con luces a través.

Entre propuestas para visitar pasadizos, mazmorras y catacumbas del tipo "City of the Dead Tour" o "Edimburgh Underground Ghost Tour", llegué al Royal Mile Market, una pequeña iglesia también rehabilitada, esta vez para un mercadillo.

Había retratos de mujeres, fotografías de medio cuerpo y a tres cuartos con un tone sepia. Lo llamativo eran materiales pegados encima en modo "collage", con marcos. Unas obras de arte de estilo elegante pero informal, con un fondo de coloridas vidrieras (sí aquí también) eclesiásticas, un resultado explosivo. Lo detallo mucho porque ha sido lo que mas ha quedado en la memoria, no sólo en la de la cámara, sino en la de mi mente. Para gustos, colores ¡Que para eso se viaja!

Me despedí de mi viejo amigo Adam Smith y continué calle abajo, ya más despejada. Ahora un nuevo mercadillo, esta vez al aire libre y de comida ecológica, todo muy "urban". Cierto es que fue lo más sano que comí por allí; un pollo cocido con curry picante y rúcula. Don Quijote de La Mancha estaba allí.

La Royal Mile termina en el Palacio Holyroodhouse, centro histórico de la ciudad y considerado Patrimonio de la Huanidad. Y es extraño esto último, pues allí también se encuentra el Parlamento de Escocia, un terrorismo arquitectónico obra de un catalán.

Toca girar a la izquierda y empezar a subir cuesta, con un cementerio entre tejados casi a los pies y el pico del Artur´s Seat al otro lado de la ciudad. Más arriba se pasa cerca del New Parlamient House, de imponentes figuras humanas sobre su entrada. Ahora bien, ¿por qué este es el "nuevo" siendo mucho más antiguo que el citado en el párrafo anterior? Es más, ¿por qué me viene a la cabeza Blade Runner al recordar las estatuas citadas dos frases atrás? ¿dónde está Wally? Viajar hacer trabajar el cerebro.

La parte superior es Calton Hill, la zona más alta de la ciudad junto a la del castillo, y ofreciendo por lo tanto unas vistas panorámicas en trescientos sesenta grados. Todo lo que hay por allí se puede consultar en las guías, pero quiero nombrar The Nelson Momument. Puede verse desde toda la ciudad, pero merece la pena hacerlo de cerca.

Y casi sin darse cuenta se planta uno en pleno centro neurálgico de la ciudad. Si antes bajamos por la arteria ahora aparecemos por en la vena, conocida como Princes Street, donde turista y no turista va a parar. Terminemos con la terminología médica y corporal definiendo a la estación de trenes como el corazón urbano, escupiendo multitudes hacia una infinita acera de tiendas. Por suerte, por atrás hay calles peatonales algo mas calmadas. 

Que no se me olviden dos construcciones. En primer lugar, lo que estuve creyendo los dos días que era parlamento, gobierno, ayuntamiento o sucedáneo terminó siendo un hotel de lujo, concretamente The Balmoral. En segundo lugar está el muy alto Scott Momument, al que por lo visto se puede subir. Dos gaiteros hacían el cambio de turno.

No me explayo más, pues con textos y fotografías he representado y aportado de sobra mis vivencias por Escocia. Me gustaría haberme acercado a Aberdeen, pero demasiado comprimida en el tiempo estaba ya la escapada. De todas formas, hay vuelto directo desde mi ciudad. Otra vez será.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157681489698825

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

27 de marzo de 2017

Edimburgo (1)


























Es mucho más caro alojarse en Edimburgo que hacerlo en Glasgow y hacer ida/vuelta en tren un par de veces desde esta última. Además, estar en un cálido vagón disfrutando de preciosos paisajes nevados es una muy buena forma de iniciar el día.

Desde la céntrica estación no hay más que comenzar a subir cuesta, curva a la izquierda y curva a la derecha, para plantarse en el Edimburgh Castle. No escribo en el blog para hablar de historia, cultura y arte, sino para narrar mis peripecias por el mundo. Es por ello que, aprovechando que tengo a mi lado la guía con la que me hice en el mismo castillo, puedo resumirlo como una construcción antigua sobre una loma de base y origen volcánico, con usos reales y militares. Y tal cual es, habiendo entre las murallas salones de aristocracia y museos/cárceles de hazañas bélicas.

Situado en las alturas para poder vigilar y defender la ciudad, hoy es un lugar, como ya ocurrió en el cementerio de Glasgow, para disfrutar, en esta ocasión, de una maravillosas vistas de Edimburgo. Detalles entre detalles, destacar "el cañón de la una en punto" (que a pesar de encontrarme allí a esa hora no lo escuché) y el curioso cementerio de perros.

Me pareció cara la entrada al castillo, pero a la salida ya había cambiado de opinión. No sólo es grande, sino que tiene mucho que ver en su interior, animando a invertir casi todas las horas de luz natural en él.

Ya de vuelta hacia la estación con el objetivo del día ya cumplido, bajé por Grassmarket, destacando la cuesta de bajada. En ella hay edificios tan bellos y antiguos como los del resto de la ciudad, pero lo que la hace aparecer en las guías no es eso, sino el tener pintados sus bajos con colores llamativos, a lo que no acabo de verle atractivo alguno.

Tuve el atrevimiento de comer en un Fish and Chips, no llevándome con ello decepción alguna, siendo lo que esperaba: Fucking Shit! Ya no sólo que el pescado pueda ser la misma panga desechada por los supermercados o que las patatas estén refritas, sino lo impresentable de las cocineras/camareras, que entre rebuzno y rebuzno lo mismo se llevaban las manos a la cabeza por no aceptar el ketchup y la mayonesa como que decían no te echaras mucho...

Como ya he dicho alguna que otra vez, es a la vuelta de los viajes cuando realmente me informo más allá de los datos prácticos, evitando así llegar al país de turno con prejuicios. En "Españoles en el mundo" de TVE había un hombre que llevaba al reportero de turno al mismo sitio que acabo de describir. OMG!

En fin, no fue más que una aguja en un pajar, habiéndome encantado ese primer día en la capital de Escocia. Vuelta a Glasgow para dormir y deseando ver el resto de Edimburgo el día siguiente.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157681489698825

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

18 de marzo de 2017

Glasgow


























Es la ciudad más grande de Escocia y también la más industrializada. Esto último hace que no sea especialmente atrayente para el turista, pero sí para el viajero. De todas formas, poco puedo contar de la llegada, más que una rápida visita al TESCO (digamos que el Mercadona del Reino Unido) en busca de provisiones y a la cama.

Mi alojamiento estaba a escasos metros del río de la ciudad, el Clyde. El sol de estos países suele ser traicionero porque cuando sales al exterior te llevas una bofetada de aire frío. En cualquier caso, esta combinación de luces rebotadas por las cristaleras del embarcadero y el propio agua daba un toque de vida que contrarrestaba las calles desoladas.

El recientemente construido puente peatonal de Tradeston lleva al sur de la ciudad, donde lo más o menos interesante está relativamente concentrado. La insípida zona de finanzas da paso al centro neurálgico, haciendo como nexo de unión la Glasgow Central Station. No importa donde ni cuando, siempre hay cosas que llaman la atención, como carteles de publicidad perfectamente enmarcados y espaciados contrastando con las sucias y oscuras paredes.

Nada más entrar en Buchanan Street la relacioné con Calle Larios. Es más larga pero, por lo demás, tienen muchas cosas en común: edificios antiguos de pocas plantas y bien cuidados, invasión de franquicias ladronas de encanto, peatonalización y, ahora sí, con mucha gente.

La que hace no mucho tiempo era la cerniente globalización es lo más cotidiano a día de hoy, con las ya citadas franquicias a la cabeza de la misma. Por suerte, no todas son globales o internacionales, pudiendo ser atractivas curiosidades o novedades para los extranjeros. Llamativa también en esta calle es la parada de metro del mismo nombre, transporte que fluye en la misma dirección que los viandantes, pero bajo ellos.

Girando a la izquierda frente a la Glasgow Royal Concert Hall (no sin hacer las casi obligatorias fotografías sobre su escalinata), almorzando en la cadena de comida rápida (y supuestamente sana; lo mas decente que pude encontrar) EAT, rodeando la Buchanan Bus Station y atravesando el pequeño puente frente a la Queen Street Station (sí, son dos estaciones de tren en el mismo centro) se llega a la George Square, una gran plaza presidida por el Ayuntamiento de Glasgow, además de esculturas históricas y elementos representativos. Por allí pasaban tres hombres con la típica falda escocesa, demostrando que no sólo de tocadores de gaitas es la vestimenta, sino más que habitual.

En ambos lados de una larga avenida hay numerosos edificios de construcción reciente o aún pendiente de su finalización, pertenecientes a facultades o residencias universitarias. En la terminación se encuentra la catedral, dando paso a la Necrópolis de Glasgow que se encuentra tras ella. Se trata de una colina que, aparte de las lápidas y demás elementos concernientes a un cementerio, permite disfrutar de unas muy buenas vistas al atardecer (más bien pronto anochecer por aquellos lares).

Ya dirigiéndome a recorrer de nuevo la Buchanan Street en sentido contrario descubrí la imponente Tron Church, haciendo una parada en la The Willow Tearooms, famosa pero apacible, silenciosa por su acristalamiento pero vibrante sobre el "subway". Un buen sitio para descansar con una infusión antes del camino de vuelta. Esquivando a multitud de corredores por las riveras del río, atravesando la ratonera de la urbanización The Waterfront y lleganando hasta el cuartel general enclavado en el Parque Comercial Quay.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157678851404062

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

27 de febrero de 2017

Lagunillas


Mi adolescencia la viví en la Plaza de los Monos y alrededores, con una gran parte de mis estudios en un par de colegios privados/concertados de la zona. En los recreos nos acercábamos a Ultramarinos Caferina en busca del desayuno, donde nos terminó por enviciar tener que insistir para que echaran más jamón y queso al bocadillo y partirnos de risa con el careto del rata que nos atendía. En vacaciones y fines de semana el hambre hacía que me despegara temporalmente de la videoconsola para ir a comprar el almuerzo en Asador Padilla, menú de campero, patatas fritas y refresco. Y ahí siguen, al pie del cañón, quince o veinte años después. A día de hoy, como treintañero que soy, valoro detalles diferentes, como la escasa salubridad de locales y alimentos, pero la nostalgia es inevitable.

Estuve hace un tiempo fotografiando los grafitis del Soho, sirviéndome aquello para hacer las, como se suele decir, odiosas comparaciones, pues son los nombrados grafitis lo único en común con Lagunillas. Si bien en el primero de los barrios no fue un simple lavado de cara, sino una auténtica regeneración, en el segundo los cambios son tan necesarios como inexistentes. Un claro ejemplo es la eliminación casi total de la prostitución en el Soho, cuando los vecinos de Lagunillas continúan con la lacra de la drogadicción y el chusmerío que se concentra en la Cruz Verde, una paralela. Pero no todo es malo, es más, hay mucho bueno. Sobre todo la gente. Detalles como que una madre con los niños se detenga para no cruzarse cuando estoy haciendo una fotografía son de muchos quilates, pues la educación cada vez vale y sorprende más porque cada vez hay menos.

Una vez llegados a este punto, poco puedo decir de los grafitis en sí más que mi propia opinión, pues no soy experto en esta materia (pero sí curioso y admirador). Hay de todo, pero si tuviera que poner una nota media sería de notable. Hay algunas creaciones que evidencian mucho trabajo, incluyendo tiempo. Representación de conceptos abstractos, homenajeados/inmortalizados personajes de barrio (no sólo de este) o momentos del día a día. Más allá del arte, también está surgiendo algún que otro negocio de aire original y asociaciones para eventos sociales, educativos, infantiles, etc. ¡Hasta guiris haciendo turismo! No hay más que recorrer toda las calles, callejones y recovecos, sin olvidar mirar también hacia arriba y no perder detalle. Para gustos, colores, y nunca mejor dicho.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157680463573886

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com