22 de febrero de 2014

Isla Mujeres.

















Los conquistadores españoles pusieron este nombre a la isla por la forma de la misma y yo fui a ella a comprobarlo, ya que en un solo día se puede recorrer por toda su costa. De este modo, y cogiendo un barco desde Puerto Juárez, me planté en 15 minutos en la calle principal, donde se sitúan restaurantes, tiendas y servicios turísticos.

De camino a Punta Sur, aparte de hacer una parada para almorzar mientras veía un partido de la selección española de baloncesto en la televisión, pasé por al lado de una zona de "resorts" y también un parque natural situado sobre la segunda barrera de coral  más grande del mundo. En él se pueden hacer actividades como esnórquel, kayak y excursiones por los acantilados. Yo, en vez de realizar alguna de ellas, me dediqué a comer coco fresco a modo de postre en un puesto cercano a la entrada.


En Punta Sur, aparte de una estatua gigante de una iguana donde todos los turistas se hacen fotografías, se encuentra el Santuario de la Diosa Ixchel y unas estupendas vistas con Cancún al fondo.

El camino de vuelta se hizo por la otra orilla de la isla. Por ella, y en este orden, se va pasando por al lado de numerosos chalets, un cementerio y una laguna casi putrefacta rodeada de casas de gente pobre. Más adelante, y ya entrando de nuevo en la zona más turística, se llega a Playa Norte, donde cientos de personas toman el sol y se bañan ante una barrera de sacos de arena que intentan proteger la playa de las corrientes marinas.


















Ya de vuelta en Cancún, y realmente hambriento, tocó cenar en el popular Parque de Las Palapas. Rodeado de cientos de familias y parejas, y a un par de días de mi vuelta a España, reflexioné a modo de resumen sobre mi estancia de cuatro meses en México.

Muchas ganas de volver...

http://www.alvaromartinfotografia.com