9 de enero de 2017

Cracovia



Hice un intermedio varsoviano que dediqué a visitar Cracovia, esa ciudad que, según las siniestras estadísticas, fue de las menos bombardeadas por la Luftwaffe. Ello conlleva, supuestamente, que tiene más patrimonio histórico y, consecuentemente, turismo.

Durante el camino de la estación de tren al centro hay contraste entre edificios nuevos de empresas/universidades con otros casi derruidos y con sus terrenos en venta. Algo parecido ocurre, por ejemplo, con los tranvías, quedándome en este caso con los antiguos.

Muchos de los puntos de interés se concentran en la Plaza del Mercado y sus alrededores, dando también el dato de que esta es la más grande de Europa en cuanto a estilo medieval, con 40.000 metros cuadrados. En la parte central se encuentra la Lonja de Paños, actualmente un mercadillo turístico, aunque no por ello poco interesante.

En el lateral noreste está la Basílica de Santa María, de estilo también gótico/barroco y con dos torres desiguales. En la más alta aparece cada hora un trompetista para rememorar un hecho histórico relacionado con la invasión mongola.

Voy a contar, por más que me pese, el ligeramente vergonzoso hecho que me acaeció. Ya me ocurrió a principios de año en la parisina Basílica del Sagrado Corazón, donde un hombre mayor  me pidió que me quitara el gorro nada más entrar. Aquí me volvió a ocurrir, sólo que me lo vino a indicar el mismo cura, un hombre de unos 40 años, 2 metros de altura y todo vestido de negro, que impone más. En mi defensa he de decir que, tras muchas horas con la prenda puesta y casi sellada por el tremendo frío, uno se olvida de ella. No por ello dejé de pedir disculpas en ambos casos.

Más cosas que hay en esta plaza: una parada de coches de caballo, conductores de vehículos eléctricos ofreciendo rutas urbanas, puestecillos de comidas muy calientes y calóricas, etc. Destacar también la Torre del Antiguo Ayuntamiento y la estatua de Adam Mickiewicz. Este último era poeta y patriota a inicios del Romanticismo. Ya que el apellido es difícil de recordar y para que nos entendamos: lo que en España es hoy en día un facha para parte de los partidos políticos (valga la redundancia).

Huyendo del oxímoron creado por el infernal frío, entre atestadas áreas comerciales y ruidosas obras, alcancé los medios de transporte para salir de la ciudad. Entre que ambas estaciones tienen zonas en común y que mi polaco es nulo, terminé comprando para la vuelta billete de autobús y no de tren. Cinco horas y media de paradas intermedias y rotondas interminables. Eso sí, me permitió/obligó a disfrutar de las modernas estaciones de metro de la capital.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157674962911964

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario