7 de enero de 2017

Varsovia (2)



La soleada y gélida mañana comenzó hacia el sur, pasando bajo una avenida cuyas columnas de sostén tenían grafitis de dudosa estética, y dejando la Embajada de España a la izquierda, con grandes fotografías de lugares representativos en su vallado.

El Parque Lazienki es el más extenso de Varsovia, una zona de exparcimiento como puede ser El Retiro. Pero, al contrario de este último, a poca gente se ve paseando por él. Un grupo de ancianos conversando y un par de mujeres paralizadas, disfrutando hasta el último rayo de sol. Lo que sí hay son muchas aves. Los reyes de allí son los patos, durmiendo o patinando sobre los estanque helados, aunque había un pájaro de varios colores que me encantó.

Entre palacetes y estatuas dos cosas me llamaron la atención. La primera fue una valiente madre corriendo mientras empujaba el carrito de su hijo, con todo muy adaptado a deporte y clima en cuanto a abrigo y ergonomía. La segunda se refiere al comportamiento de las encantadoras ardillas, que no sólo no huyen sino que se acercan descarada e inocentemente. También es cierto que yo estoy acostumbrado a las de El Morlaco, donde chusmas saltan la valla por las noches para hacer botellón, romper mobiliario, etc.

Me tomé una infusión en una taza de tres piezas que llamó mucho mi atención y con la que ya me he hecho al recibirla como regalo de Navidad. Cruzando por arriba una muy congestionada avenida caminé paralelo a la ribera del río y sus embarcaderos. Llegué al barrio de Praga por el puente del mismo nombre, haciendo parada al lado del reciente y moderno estadio del Legia de Varsovia.

El ya nombrado distrito fue de los menos bombardeados por los alemanes, mezclando hoy en día lo comunista con lo bohemio. De hecho, se me acercó un polaco para contarme en español sus frecuentes visitas a Andalucía para temas de flamenco, demostrando la combinación.

La luz del anochecer a la entrada en Praga y la iluminación urbana a la salida eran bien diferentes, pero ambas tenían en común la espectacularidad que aportaban al "skyline" de Varsovia en la otra orilla del Vístula. Dejando atrás la impresionante catedral de San Miguel Arcángel y San Florián, así como la iglesia ortodoxa de Santa María Magdalena, aparecí de nuevo en la Ciudad Vieja a través del puente de Slasko-Dabrowski.

De nombre parecido para hispanohablantes, pero de construcción bien distinta para arquitectos, por la mañana dejé atrás el puente de Swietokrzy hacia el museo de Chopin. Había desechado el Museo de Copérnico por haberme informado de su parecido con el Parque de las Ciencias de Granada, con un entorno  interactivo al que había que echarle horas. Además, me picaba la curiosidad por el videojuego Eternal Sonata, en el que el músico tiene protagonismo. Pff, mi gozo en un pozo, no merece ni descripción. Y es que hay que darle muchas vueltas a la cabeza para hacer un museo de música, y no un decepcionante robo de tiempo y dinero a los turistas en vez de un poco de interactividad a la competencia.

Ya en busca de refugio para los frioleros me topé con una manifestación fluyendo por la Ruta Real. Desconozco las reclamaciones/quejas/sugerencias que llevaban consigo por no entender el clamor, pero era fácil de percibir la única presencia de banderas polacas y, quizá, alguna europea. Llevo un rato pensando como explicar lo que quiero decir pero, al fin y al cabo, creo que a todo el mundo se le ha encendido la bombilla nada más leerlo. No es un mensaje entrelíneas, sino sobre ellas.

El tiempo restante hasta el vuelo lo pasé encerrado en un establecimiento de la cadena Costa Coffe que, si bien es conocida mi animadversión a las franquicias, esta en concreto fue mi salvavidas a lo largo del viaje. Y allí estaba, reflexionando sobre Varsovia, una ciudad que ha superado mis expectativas. Los inesperados rápidos anocheceres y la persistente niebla, unidos a mi grave error a la hora de elegir el objetivo para la reflex (me llevé el más petardo), son excusa perfecta para volver a Warszawa.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157676833108541

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada