27 de febrero de 2017

Lagunillas


Mi adolescencia la viví en la Plaza de los Monos y alrededores, con una gran parte de mis estudios en un par de colegios privados/concertados de la zona. En los recreos nos acercábamos a Ultramarinos Caferina en busca del desayuno, donde nos terminó por enviciar tener que insistir para que echaran más jamón y queso al bocadillo y partirnos de risa con el careto del rata que nos atendía. En vacaciones y fines de semana el hambre hacía que me despegara temporalmente de la videoconsola para ir a comprar el almuerzo en Asador Padilla, menú de campero, patatas fritas y refresco. Y ahí siguen, al pie del cañón, quince o veinte años después. A día de hoy, como treintañero que soy, valoro detalles diferentes, como la escasa salubridad de locales y alimentos, pero la nostalgia es inevitable.

Estuve hace un tiempo fotografiando los grafitis del Soho, sirviéndome aquello para hacer las, como se suele decir, odiosas comparaciones, pues son los nombrados grafitis lo único en común con Lagunillas. Si bien en el primero de los barrios no fue un simple lavado de cara, sino una auténtica regeneración, en el segundo los cambios son tan necesarios como inexistentes. Un claro ejemplo es la eliminación casi total de la prostitución en el Soho, cuando los vecinos de Lagunillas continúan con la lacra de la drogadicción y el chusmerío que se concentra en la Cruz Verde, una paralela. Pero no todo es malo, es más, hay mucho bueno. Sobre todo la gente. Detalles como que una madre con los niños se detenga para no cruzarse cuando estoy haciendo una fotografía son de muchos quilates, pues la educación cada vez vale y sorprende más porque cada vez hay menos.

Una vez llegados a este punto, poco puedo decir de los grafitis en sí más que mi propia opinión, pues no soy experto en esta materia (pero sí curioso y admirador). Hay de todo, pero si tuviera que poner una nota media sería de notable. Hay algunas creaciones que evidencian mucho trabajo, incluyendo tiempo. Representación de conceptos abstractos, homenajeados/inmortalizados personajes de barrio (no sólo de este) o momentos del día a día. Más allá del arte, también está surgiendo algún que otro negocio de aire original y asociaciones para eventos sociales, educativos, infantiles, etc. ¡Hasta guiris haciendo turismo! No hay más que recorrer toda las calles, callejones y recovecos, sin olvidar mirar también hacia arriba y no perder detalle. Para gustos, colores, y nunca mejor dicho.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157680463573886

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario