4 de abril de 2017

Edimburgo (2)

El día siguiente se inició con el mismo trayecto en tren, aunque a través de las ventanas no lo llegaba a parecer. La nieve se había derretido, dando lugar a verdes terrenos arbolados y agrícolas de tono resplandeciente.

Repetí también la subida desde la estación de destino a la entrada del castillo, estableciendo The Hub como punto inicial. Se trata de una imponente iglesia cuyo interior ya no es para fines religiosos, sino para albergar la sede del Festival Internacional de Edimburgo.

La Royal Mile es la arteria de la capital escocesa, teniendo a ambos lados numerosas tiendas de mantas y maltas (entendiéndose whisky). La St. Giles´ Cathedral posee preciosas y numerosas vidrieras que colorean todo con luces a través.

Entre propuestas para visitar pasadizos, mazmorras y catacumbas del tipo "City of the Dead Tour" o "Edimburgh Underground Ghost Tour", llegué al Royal Mile Market, una pequeña iglesia también rehabilitada, esta vez para un mercadillo.

Había retratos de mujeres, fotografías de medio cuerpo y a tres cuartos con un tone sepia. Lo llamativo eran materiales pegados encima en modo "collage", con marcos. Unas obras de arte de estilo elegante pero informal, con un fondo de coloridas vidrieras (sí aquí también) eclesiásticas, un resultado explosivo. Lo detallo mucho porque ha sido lo que mas ha quedado en la memoria, no sólo en la de la cámara, sino en la de mi mente. Para gustos, colores ¡Que para eso se viaja!

Me despedí de mi viejo amigo Adam Smith y continué calle abajo, ya más despejada. Ahora un nuevo mercadillo, esta vez al aire libre y de comida ecológica, todo muy "urban". Cierto es que fue lo más sano que comí por allí; un pollo cocido con curry picante y rúcula. Don Quijote de La Mancha estaba allí.

La Royal Mile termina en el Palacio Holyroodhouse, centro histórico de la ciudad y considerado Patrimonio de la Huanidad. Y es extraño esto último, pues allí también se encuentra el Parlamento de Escocia, un terrorismo arquitectónico obra de un catalán.

Toca girar a la izquierda y empezar a subir cuesta, con un cementerio entre tejados casi a los pies y el pico del Artur´s Seat al otro lado de la ciudad. Más arriba se pasa cerca del New Parlamient House, de imponentes figuras humanas sobre su entrada. Ahora bien, ¿por qué este es el "nuevo" siendo mucho más antiguo que el citado en el párrafo anterior? Es más, ¿por qué me viene a la cabeza Blade Runner al recordar las estatuas citadas dos frases atrás? ¿dónde está Wally? Viajar hacer trabajar el cerebro.

La parte superior es Calton Hill, la zona más alta de la ciudad junto a la del castillo, y ofreciendo por lo tanto unas vistas panorámicas en trescientos sesenta grados. Todo lo que hay por allí se puede consultar en las guías, pero quiero nombrar The Nelson Momument. Puede verse desde toda la ciudad, pero merece la pena hacerlo de cerca.

Y casi sin darse cuenta se planta uno en pleno centro neurálgico de la ciudad. Si antes bajamos por la arteria ahora aparecemos por en la vena, conocida como Princes Street, donde turista y no turista va a parar. Terminemos con la terminología médica y corporal definiendo a la estación de trenes como el corazón urbano, escupiendo multitudes hacia una infinita acera de tiendas. Por suerte, por atrás hay calles peatonales algo mas calmadas. 

Que no se me olviden dos construcciones. En primer lugar, lo que estuve creyendo los dos días que era parlamento, gobierno, ayuntamiento o sucedáneo terminó siendo un hotel de lujo, concretamente The Balmoral. En segundo lugar está el muy alto Scott Momument, al que por lo visto se puede subir. Dos gaiteros hacían el cambio de turno.

No me explayo más, pues con textos y fotografías he representado y aportado de sobra mis vivencias por Escocia. Me gustaría haberme acercado a Aberdeen, pero demasiado comprimida en el tiempo estaba ya la escapada. De todas formas, hay vuelto directo desde mi ciudad. Otra vez será.

Fotografías -> https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157681489698825

Página web -> http://www.alvaromartinfotografia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario